Inicio Nacional Un leve carnaval, aisladas protestas y la feroz represión de siempre, marcan...

Un leve carnaval, aisladas protestas y la feroz represión de siempre, marcan el ingreso de Boric a La Moneda

66
0
Compartir

por Gustavo Burgos

Como ocurre con todo acto ceremonial los mensajes hemos de encontrarlos más que en los textos, en los símbolos, más que en aquello que se dice, en aquello que se sugiere. El traspaso del mando Piñera-Boric —por lo mismo— debe ser apreciado como una expresión concentrada de la gran operación política que le precede. Los gestos de amistad cívica, de completa pacificación y unidad expresan más que cualquier otra cosa la sostenida voluntad de la burguesía chilena de sepultar el levantamiento revolucionario de 2019 y reconstruir el régimen valiéndose del operativo constitucional. Pero las voluntades políticas, por mucha claridad que tengan sus impulsores, rara vez se materializan según los designios de sus ideólogos y logran expresarse siempre en concreto, como lucha de clases. Por eso afirmamos —como primera cuestión— que el movimiento que lleva a Boric a La Moneda ha perdido el vigor que tuvo su punto máximo al vencer en segunda vuelta. En efecto, lo que vimos hoy fue un disperso e inorgánico carnaval cuyo volumen fue sensiblemente inferior al multitudinario acto del triunfo del 19 de diciembre, al punto que el acto en Parque Almagro que estaba armado y con calle Bandera despejada, simplemente no se efectuó por baja asistencia. En la vereda de clase opuesta, la resistencia al operativo de transición, que se concreta en la lucha por la libertad de los presos políticos se encuentra dibujado como un movimiento fragmentario y radical. Quienes reclamamos la libertad de los presos políticos lo hacemos en el entendido que este reclamo democrático se proyecta como lucha en contra del Acuerdo por la Paz, pero lo hacemos en un entorno organizativo absolutamente fragmentado.

Leer más

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here