Inicio Internacional El Congreso Laboral de Nigeria suspende una protesta nacional de dos días:...

El Congreso Laboral de Nigeria suspende una protesta nacional de dos días: ¡otra oportunidad perdida!

205
0
Compartir

2 de marzo de 2024

Peluola Adewale, Secretario de Organización Nacional, Movimiento Socialista Democrático (DSM)

Nosotros, el Movimiento Socialista Democrático (DSM), consideramos que la decisión de la dirección del Congreso Laboral de Nigeria (NLC) de suspender la protesta nacional de dos días del 27 y 28 de febrero de 2024 después de sólo un día de protesta es una decisión contraproducente y una oportunidad perdida por el movimiento obrero para hacer retroceder la avalancha de ataques neoliberales de los últimos 9 meses y obtener concesiones reales que puedan traer algún alivio a la masa de trabajadores y pobres que sufren.

Dado el entusiasmo con el que la masa de trabajadores se unió a la protesta el primer día, así como el enorme apoyo que la acción suscitó entre los trabajadores y el público en general, lo menos que debería haber hecho el NLC es permitir que la protesta nacional siguiera su curso y comenzar inmediatamente después a prepararse para una huelga general, que había dicho que era el siguiente paso. Esta es la única manera de luchar y ganar contra un régimen capitalista viciosamente anti-pobres como el actual régimen del Presidente Bola Tinubu cuya determinación de imponer su veneno neo-liberal no está en duda.

Según un comunicado emitido por el Congreso en la noche del 27 de febrero de 2024, la sesión del Consejo Nacional Ejecutivo (CNE) del NLC resolvió «Suspender la acción en la calle para el segundo día de la protesta, habiendo logrado un éxito abrumador, alcanzando así los objetivos clave de la protesta de 2 días en el primer día». El comunicado fue más allá para ampliar el ultimátum de siete días inicialmente emitido por el NLC al Gobierno Federal por otros siete días, que ahora expira el 13 de marzo de 2024, dentro del cual se espera que el Gobierno Federal aplique todos los acuerdos anteriores del 2 de octubre de 2023, y otras demandas presentadas en la carta de los trabajadores durante el primer día de protesta.

Para empezar, nos escandaliza la afirmación de que la lucha ha alcanzado los «objetivos clave de la protesta de 2 días el primer día». ¿A qué objetivos se refiere el CEN del NLC? Por lo que podemos ver, la crisis de la subida del precio del combustible, la devaluación del naira, el hambre y la inflación que está devastando vidas, ingresos y puestos de trabajo por la que se convocaron las dos protestas a nivel nacional sigue estando ahí. Trabajadores, comerciantes, artesanos, estudiantes y jóvenes siguen luchando por poder permitirse tres comidas al día para ellos y sus familias debido a la escalada de los precios de los alimentos. Los precios del cemento y otros productos básicos siguen siendo altos, mientras que el naira sigue en caída libre en comparación con su valor hace 9 meses. De hecho, la situación es tan desesperada que algunas personas murieron y muchas resultaron heridas tras ser pisoteadas durante una estampida en una instalación aduanera de Lagos donde habían ido a hacer cola para recoger sacos de arroz gratuitos. ¿Cuántos nigerianos más tienen que morir de hambre y otras crisis asociadas a la crisis del coste de la vida para que los dirigentes sindicales comprendan que se trata de una lucha que hay que librar con toda la seriedad que merece?

Por supuesto, la afirmación de que la protesta logró su objetivo el primer día es sólo producto de la imaginación de los dirigentes sindicales. Como ha señalado el Fondo Monetario Internacional (FMI), que junto con el Banco Mundial está detrás de la actual ofensiva neoliberal en Nigeria, es probable que la inflación se dispare hasta el 44% a finales de año. Esto demuestra lo devastadora que puede ser aún la situación si no continuamos ahora con la resistencia masiva. Si algo se consiguió el primer día, es que sectores de las masas trabajadoras aprovecharon la oportunidad para demostrar su disposición a luchar. Empezaba a cobrar impulso. De hecho, varias capas de las masas trabajadoras estaban tan entusiasmadas con la lucha que algunos activistas y elementos de la clase obrera que no participaron en la protesta del martes 27 de febrero en Lagos, se presentaron en Ikeja bajo el puente (el lugar de inicio de la protesta) el segundo día, ¡sin saber que la noche anterior se habían suspendido más protestas en las calles! Esto demuestra que lo más probable es que las protestas hubieran sido mayores y hubieran tenido mucho más éxito el segundo día que el primero. Cualquier idea de los líderes del NLC de que los consejos estatales del NLC celebrando «conferencias de prensa simultáneas en todos los estados de la federación» era algún tipo de sustituto para continuar desarrollando movilizaciones masivas es errónea. De hecho, la dirección del NLC actuó como freno e hizo una parada de emergencia.

Ahora, de repente, ha surgido otra excusa de la dirección del NLC para explicar su precipitada retirada de las barricadas en el preciso momento en que la lucha estaba a punto de ganar un mayor apoyo. En una rueda de prensa organizada por el NLC el miércoles 28 de febrero de 2024, el presidente del Congreso, Joe Ajaero, afirmó que el gobierno intimidó y acosó al sindicato para que suspendiera la acción. «Nos amenazaron con todo tipo de consecuencias si seguíamos adelante» (periódico Guardian, 29/02/2024). Aunque la cuestión de la intimidación y la amenaza es grave, especialmente si se tiene en cuenta que el presidente del Congreso fue brutalmente agredido en el Estado de Imo el año pasado durante una huelga, no estamos de acuerdo en que sea razón suficiente para suspender la acción.

Tanto desde un punto de vista estratégico como táctico, la respuesta adecuada a la intimidación y la amenaza de acoso o violencia por parte del Estado es exactamente lo que el NLC dijo antes de la protesta nacional del 27 y 28 de febrero, cuando advirtió a la policía y al DSS que si el Estado seguía adelante para atacar la protesta o patrocinaba a agentes provocadores para atacar a los manifestantes, ¡entonces el NLC se embarcaría en una huelga general inmediata! ¿Por qué no se adoptó este enfoque audaz y valiente en las circunstancias actuales, cuando se percibía amenaza e intimidación, en lugar de suspender una acción que estaba a punto de galvanizar un enorme apoyo masivo?

¿Por qué hacer pública la intimidación del Gobierno Federal sólo después de que se suspendiera la acción y no utilizar estas amenazas como una razón más para seguir movilizándose? Está claro que la base de apoyo de Tinubu es débil. Menos de nueve millones de nigerianos votaron por él el año pasado, una pequeña minoría de los aproximadamente 220 millones de habitantes del país. Muchos trabajadores del sector público están mal pagados y a menudo cobran atrasos. E incluso si algunos sectores públicos cobran regularmente, sufren la galopante inflación y ven cómo sus familias y amigos también sufren. Así pues, un impulso serio por parte de los laboristas podría obtener un apoyo masivo en todo el país. Incluso ya algunos de los patrocinadores imperialistas de Tinubu se están distanciando de él, aunque hipócritamente, diciéndole que el FMI supuestamente quería «medidas compensatorias adecuadas para los pobres» antes de que se eliminara la subvención del combustible.

Pero la verdad es que la dirección del movimiento obrero tiene una afición por hacer declaraciones audaces sin ningún plan para llevar realmente estas palabras a la práctica. Sólo así se entiende el vergonzoso retroceso de la dirección obrera justo en el momento de un gran giro en la lucha de clases. Si la protesta del segundo día hubiera seguido adelante, no hay duda de que una mayor masa de trabajadores se habría unido al movimiento y, al hacerlo, se habría consolidado un sólido impulso para la huelga general. Al retirarse, la dirección del CEN no sólo ha creado más dudas en las mentes de los trabajadores sobre su sinceridad para dirigir una lucha consistente, sino que también ha dado a la élite capitalista más período de gracia para consolidar aún más su ataque neoliberal, mientras que, por supuesto, extiende el sufrimiento insoportable y la angustia de la masa de los trabajadores y las masas oprimidas. Para ser claros, sin luchas de masas muy poco progreso se logrará en cualquiera de las cuestiones de aquí al 13 de marzo, cuando expira el nuevo ultimátum.

En general, la conducta general del NLC hasta ahora muestra que los líderes sindicales todavía tienen que aprender algo del pasado, especialmente de nuestras experiencias inmediatas desde que el régimen de Bola Tinubu llegó al poder hace nueve meses. Entre el 29 de mayo de 2023 y ahora, el NLC y el TUC, individual y colectivamente, deben haber convocado nada menos que cuatro acciones (huelgas y protestas) contra las políticas neoliberales de eliminación de los subsidios a los combustibles con la consiguiente crisis del costo de vida. Cada una de estas acciones se suspendió antes del Día D porque los dirigentes sindicales necesitaban explorar más conversaciones con el gobierno o, cuando se ejecutaron las acciones, los dirigentes sindicales habían expresado a menudo la esperanza de que el éxito de la acción obligaría al gobierno a reconsiderar sus desastrosas políticas sólo para que esto no suceda. De hecho, desde aproximadamente el 6 de junio de 2023, el NLC y el TUC han estado en conversaciones con el gobierno federal sobre paliativos y otras medidas para supuestamente amortiguar el efecto de la crisis del costo de vida sin que el gobierno haya tomado medidas concretas, excepto algunas medidas simbólicas que no han logrado traer alivio a la masa del pueblo trabajador.

Lo que necesitamos en este momento es una dirección sindical luchadora y un programa coherente de lucha que implique luchar por las políticas contra los pobres y los problemas cotidianos con miras a ganar concesiones reales, así como hacer los preparativos políticos y organizativos necesarios para la pueblo trabajador para arrebatar el poder político a los vampiros capitalistas a fin de establecer un gobierno de trabajadores y de gente pobre que pueda gobernar el país en beneficio de todos. Nuestra experiencia durante las últimas dos décadas de gobierno civil muestra que no se puede confiar en ningún sector de la élite capitalista para gobernar el país en interés de los trabajadores y los pobres. Necesitamos una ruptura radical con el capitalismo para allanar el camino hacia una transformación socialista del país.

El primer paso es que los activistas trabajadores de todo el mundo comiencen a hacer campaña dentro de sus sindicatos para que comiencen inmediatamente los preparativos para una huelga general de 48 horas tan pronto como expire el ultimátum de 14 días el 13 de marzo. Esto puede tomar la forma de organizar reuniones de trabajadores en los talleres y las comunidades para recolectar firmas en apoyo de las peticiones que obligan a cada sindicato industrial a votar por una huelga general como siguiente paso. Los trabajadores deben insistir en que la dirección sindical lidere una lucha decidida y que aquellos que no estén dispuestos a luchar porque están comprometidos con el partido gobernante y el Estado deben hacerse a un lado. También debería haber una continuación de las acciones independientes de las masas trabajadoras, la juventud y las organizaciones pro masas, algo que en realidad contribuyó a la presión que obligó al NLC a convocar la protesta nacional del 26 y 27 de febrero en primer lugar.

También necesitamos pedir la reconstrucción del Partido Laborista como un partido democrático y no monetario o la formación de un partido obrero de masas completamente nuevo, en cualquier caso con un programa socialista. Después de todo lo dicho y hecho, sin que la clase trabajadora tome el poder político en sus propias manos, no se podrá lograr ningún cambio real bajo el actual status quo capitalista. Con un gobierno de los trabajadores y los pobres con un programa socialista, será posible comenzar a utilizar la riqueza de Nigeria para satisfacer las necesidades de todos y no la codicia de unos pocos, nacionalizando los sectores clave de la economía bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores.

¡Este debe ser nuestro objetivo final!

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here