Inicio Capitalismo en Crisis Alemania: Los sindicatos deben organizar la resistencia a los grandes ataques de...

Alemania: Los sindicatos deben organizar la resistencia a los grandes ataques de los patrones

306
0
Compartir

26 de febrero de 2024 Sascha Staničić, portavoz nacional de Sol (Organización Sozialistische Solidarität)

El Ministro de Economía, Robert Habeck, describió la situación económica en Alemania como “dramáticamente mala” después de que las previsiones de crecimiento de la economía se redujeran del 1,2 al 0,3 por ciento este año, después de un año de recesión en el que la producción económica cayó un 0,3 por ciento.

No es de extrañar que muchos medios de comunicación internacionales vuelvan a etiquetar a Alemania como el “hombre enfermo de Europa”. La última vez que Alemania sufrió este estigma fue en 2003/2004, la entonces coalición socialdemócrata/verde respondió con el paquete «Agenda 2010», el ataque más agudo a los sistemas de seguridad social y los logros del movimiento obrero en la historia de la república.

¿Agenda 2030?

En consecuencia, no pasa un día sin que algún representante capitalista o político procapitalista anuncie una gran necesidad de “reforma”, y hace tiempo que “reforma” dejó de significar “mejora”. En concreto, las demandas incluyen recortes en los impuestos corporativos, horarios de trabajo más largos y flexibles, sanciones más duras para los beneficiarios de prestaciones sociales, restricciones al derecho de huelga, límites a las contribuciones a la seguridad social, abolición de la opción de jubilarse a los 63 años, un retorno a energía nuclear y mucho más.

Steffen Kampeter, director general de la Asociación Alemana de Empresarios (BDA), pide un «cambio económico y sociopolítico», y en los comentarios del SPIEGEL al Süddeutsche Zeitung se pide cada vez más una «Agenda 2030».

Además, se exige un nuevo aumento drástico del gasto en defensa y recortes presupuestarios en todos los niveles. No hay duda: los capitalistas y sus representantes políticos están planeando una ofensiva de lucha de clases desde arriba. Estos serían la continuación de los recortes que ya se están implementando. Por cierto, la tan demandada reforma del “freno de la deuda” no cambiaría esto. Esto se implementaría para permitir más deuda en interés del capital para financiar ciertas inversiones y subsidios, pero no para poder invertir en educación, salud y servicios sociales.

¡Resistencia!

Esta es la razón por la que Sozialistische Organization Solidarität (sección alemana del Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT) está haciendo sonar la alarma y diciendo: los sindicatos y la izquierda deben reaccionar y comenzar a organizar una lucha combinada contra la inminente Agenda 2030 ahora, al mismo tiempo que lideran la ¡Resistencia necesaria contra los recortes que ya están en marcha! Los agricultores han demostrado cómo se pueden realizar protestas ruidosas en las calles. Si los sindicatos movilizaran a sus casi seis millones de miembros de manera similar, el país no sólo se paralizaría, sino que tanto el gobierno como el capital rápidamente entrarían en pánico. La coalición gubernamental del “semáforo” es débil y está dividida por el conflicto. Sin embargo, esto no significa que no pueda iniciar legislación contra los intereses de la clase trabajadora – y si no, puede ser reemplazado por un gobierno conservador liderado por la CDU más temprano que tarde. Sin embargo, los sindicatos y la izquierda no deben esperar y ver, sino que deben informar, organizarse y movilizarse ahora.

Plan de ACCION

Proponemos lo siguiente:

Campaña de información en todos los lugares de trabajo y en la clase trabajadora en general a través de reuniones empresariales y sindicales, folletos masivos y campañas de carteles.

Organizar conferencias de acción locales, regionales y nacionales para reunir a sindicalistas y otros activistas y elaborar un plan de acción.

Un plan de acción de este tipo podría comenzar con acciones descentralizadas y en el lugar de trabajo y conducir, a través de manifestaciones locales y regionales, a una manifestación a gran escala a nivel nacional en Berlín.

Esta situación debe llevar a la lucha por huelgas políticas en los sindicatos y debe quedar claro: sin un cambio de política, estamos trabajando hacia una huelga general de 24 horas.

Demandas

Una campaña de este tipo sólo puede tener éxito si se lleva a cabo en base a demandas por las que vale la pena luchar. Estas deben ser demandas destinadas a confrontar genuinamente al capital, en lugar de mejorar las condiciones de ganancias para los capitalistas, como está haciendo la presidenta del DGB (TUC alemán), Fahimi, o pedir una inversión estatal limitada, como están haciendo otros líderes sindicales. En cambio, los sindicatos deben iniciar finalmente un cambio radical de rumbo, alejándose de la política de colaboración social. Sol propone, entre otras, las siguientes demandas:

No a los recortes y al deterioro de los derechos de los trabajadores
A favor de un aumento masivo de los impuestos sobre las ganancias y los activos de los bancos, las corporaciones y los súper ricos
A favor de eliminar el freno de la deuda
Que se inviertan miles de millones en educación, salud, clima y cuestiones sociales, en lugar de miles de millones para las fuerzas armadas.
Remunicipalización y ampliación de hospitales, transporte público y asociaciones de vivienda bajo control democrático
Nacionalización del sector energético bajo control y gestión democráticos para detener el aumento de precios para la mayoría de la población e implementar una transición energética ecológica de manera democráticamente planificada sin pérdida de empleos.
No esperes y verás

Los sindicalistas militantes y de izquierda no deberían esperar a que los líderes de sus organizaciones actúen. En 2003, una gran manifestación contra la Agenda 2010, organizada desde abajo, con 100.000 participantes desencadenó nuevas protestas masivas y movilizaciones sindicales a gran escala. Una conferencia de resistencia organizada desde abajo podría tener un efecto similar. Los miembros de Sol harán campaña a favor de esto en las próximas semanas y meses en los sindicatos, el Partido de Izquierda y los movimientos sociales.

Como marxistas, también estamos convencidos de que sólo reemplazando el capitalismo por una democracia socialista se podrá prevenir permanentemente el deterioro masivo de las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here